Home / La Copa / Columnas deportivas / Nadie se baja

Nadie se baja

Decir que si Pumas pierde el sábado ante Cruz Azul va a costarle el puesto a Rodrigo Ares de Parga, presidente del Patronato del Club Universidad, al técnico David Patiño y a su cuerpo técnico es mentira. Creérselo es peor.
Nadie en el vestidor auriazul puede negar la crisis en la que está el equipo, que ya suma cinco partidos sin ganar en el Clausura, del que pasó de ser líder a noveno, fuera de la zona de liguilla. Pero de eso a que vuelen cabezas si no hay un triunfo, la cosa es muy distinta.
Tras perder con Toluca, los focos rojos se prendieron y entre antier y hoy ya hubo tres reuniones de los responsables de enderezar el camino. La primera fue el mismo domingo, muy fuerte, pero amable, sin histerias. La cosa es muy sencilla y no tiene nada de secreto: se viene la asamblea del club y el presidente no puede presentarse ante los socios con unos resultados como los que ha obtenido el equipo en los últimos cinco partidos porque eso pone en riesgo el proyecto en el que se ha trabajado desde el primer día de la presente administración; primera realidad. Por ello, urge, recontra urge una solución a corto plazo.
Así que desde el domingo se planteó la necesidad de “¿qué vamos a hacer?”, pero con todos los que están en el barco felino: la directiva, José Luis Arce, David Patiño y su cuerpo técnico incluidos.
Ninguna de las tres pláticas incluye siquiera 20 segundos para tratar un relevo en el banquillo. Patiño se queda hasta el final y entonces habrá una evaluación.
Así es.

El señor nerviosito
Casualmente, en la crisis que está viviendo Pumas, hay un personaje que tiene bastante protagonismo y ese es Pablo Barrera.
Pero contrario al papel que debería tener como capitán del equipo, resulta que Pablito decidió ser el villano de la novela.
El berrinche que hizo en León es solo una de las cosas que la banda pudo ver, pero tras bambalinas pasan muchas más.
A Pablito ya le gustó soltar su versión cada que algo que no le gusta ocurre, provocando que reine la confusión entre los aficionados que buscan noticias del club, pero digamos que eso es lo menos peligroso.
La realidad es que a Barrera se le ha venido el tiempo encima y cada vez está más nervioso porque ¿qué creen..? Termina contrato acabando el torneo y él sabe muy bien que el nivel tan pobre que está manejando le puede costar muy caro, porque además, regresó a Pumas con un contrato como el que tenía en Monterrey, que como todos sabemos, paga muchísimo más que Pumas, así que ¿con qué argumentos se va a sentar a negociar en junio? La cosa se agrava cuando consideramos que Barrera tiene mucha influencia en varios canteranos, algunos que tienen una situación parecida a la suya, como Josecarlos Van Rankin, y que, en vez de sumar, están restando a una situación ya de por sí fea por la falta de resultados.

Lee también

Inglaterra va por su segunda victoria

Una victoria de Inglaterra hoy frente a la entusiasta Panamá, en la segunda jornada del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Alert: Content is protected !!