Inicio / La Copa / Columnas deportivas / Te seguimos extrañando, Cóndor

Te seguimos extrañando, Cóndor

Mañana 4 de diciembre se cumplirán seis años de la partida de Miguel Ángel Calero Rodríguez, un hombre que dejó grabado su nombre para siempre en la historia de los Tuzos del Pachuca.

El Cóndor dejó gran huella en el corazón de toda la afición del equipo hidalguense, que sin duda lo sigue extrañando profundamente al ser una de las leyendas del club.

Además, siempre fue un líder y un ejemplo a seguir por sus compañeros y la gente de la institución que trabajó junto a él, pues hasta la fecha tienen muy presentes diversas frases que les dijo el colombiano, naturalizado mexicano, en diversas ocasiones.

En lo personal guardo recuerdos muy especiales de hace 10, 11 año, cuando que acudía muy seguido a los entrenamientos, como aficionado, y veía ahí a uno de mis grandes ídolos futbolísticos, que siempre regalaba una sonrisa para los fanáticos al pedirle una fotografía o un autógrafo.

Tengo muy presente aún un momento en especial. Fue en el último entrenamiento de Calero previo a su partido de despedida ante los Pumas de la UNAM. Una extraordinaria página de aficionados que muchos deben recordar, Ituzos, armó una dinámica para que acudiéramos a la Universidad del Futbol a estar cerca del Cóndor en su última práctica.

Ahí logré estar y ver al equipo, esperando hasta el final para que Calero nos regalara algunos momentos para recibir su autógrafo. Aquella mañana llevé varias revistas y recortes para que me los autografiara.

Tras cambiarse, el Cóndor atendió a los aficionados y, después de varios minutos, se despidió con una sonrisa, aunque yo lo seguí para pedirle otra firma, y él me respondió que ahorita, pero se dio la vuelta y se fue hacia
su automóvil.

Me desilusionó no acumular otra firma de Calero, pero segundos después me llamó y se bajó de su auto y me acerqué para que me diera los autógrafos, además de que le expresé mi felicitación por su brillante carrera y que lo íbamos a extrañar, a lo que respondió “gracias” y, con una gran sonrisa, me dio la mano antes de retirarse.

Así tuve varios encuentros afortunados con el Cóndor, que es uno de los jugadores que más nos ha hecho vibrar en el club gracias a esas atajadas que significaron campeonatos y que también lo colocaron como un referente del futbol mexicano.

Fue un gran pesar enterarnos de aquella enfermedad que terminó con su vida, y en la que todos nos manteníamos esperanzados pidiendo por él. Un día antes de su fallecimiento, acompañé a un amigo que le fue a donar sangre, como lo solicitaban sus familiares, a un hospital del sur de la Ciudad de México, donde vimos a Juan José Calero, y nos dijo que su papá iba a mejorar y nos agradeció, pero horas más tarde llegó su muerte.

Siempre recordaremos al show, que llegó a México en 2000 para convertirse en el Cóndor y volar con la historia de los Tuzos, que nunca olvidarán su nombre: Miguel Calero.

 

 

Alfonso Rivera

 

Lee también

Luan Vieira, en la órbita de los Tuzos

Pachuca sigue en la búsqueda de refuerzos para el torneo Apertura 2019. De acuerdo con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!