Home / Noticias / Letras / La literatura de Villaurrutia

La literatura de Villaurrutia

Con una obra poética marcada por los versos de sus Nocturnos, Xavier Villaurrutia es recordado, a 67 años de su fallecimiento, como el fundador de la revista Ulises, publicación que creó al lado de Salvador Novo, en homenaje al escritor irlandés James Joyce.

Con seis números publicados, la revista mostró interés por las tendencias europeas, así como afinidades literarias con escritores como André Gide, Paul Valéry, James Joyce, John Dos Passos y Carl Sandburg, que les valdrían a sus directores los adjetivos de afrancesados y elitistas.

Nació en la Ciudad de México el 27 de marzo de 1903; tras estudiar en el Colegio Francés y en la Escuela Nacional Preparatoria, donde iniciaría su amistad con Novo y Torres Bodet, abandonó los estudios de Derecho para dedicarse a las letras, destaca el sitio escritores.org.

Miembro del grupo Los Contemporáneos, en referencia a la revista homónima, sus biógrafos cuentan que estas publicaciones marcaron una época en la literatura mexicana, al reunir a poetas comprometidos en una labor de apertura y renovación del quehacer poético.

De acuerdo con el sitio Biografías y vidas, en esta época aparecen los versos de sus Nocturnos, publicados en 1933 como parte del poemario Nostalgia de la muerte, los cuales recurren a un mundo onírico donde el autor da libertad a sus interrogaciones existenciales, un universo móvil y cambiante, con una ambigüedad puesta de relieve.

Sobre su poesía, se cuenta que el tema de la muerte alcanza con él una expresión insólita en la literatura en castellano, al insertar imágenes de cuerpos vacíos y sombras humanas, con genios que sueñan que son hombres.

imagen galeria

Su obra poética se completa con Décima muerte y otros poemas, donde contempla desesperanzado la nada que lo espera, así como Cantos a la primavera y otros poemas, obra que se publicó póstumamente, en la que aparece cierta esperanza de trascendencia, como una salida humana a la soledad y la muerte.

Desde 1928 mostró interés por el teatro, al fundar junto a otros escritores el Teatro de Ulises, descrito como “pequeño teatro experimental donde se representan obras nuevas por nuevos actores no profesionales”.

Entre 1935 y 1936 fue becado por la Fundación Rockefeller para estudiar arte dramático en la Universidad de Yale; en su madurez se inclinaría por el teatro, si bien los estudiosos marcan que escribió obras dramáticas menos experimentales, en comparación de su poesía.

Sus biógrafos describen a Villaurrutia como alguien que nunca abandonó su defensa de la independencia del arte, oponiéndose al nacionalismo cultural y proponiendo una literatura mexicana en diálogo consigo misma, con el resto de literaturas del mundo y con la esencia del fenómeno poético.

De acuerdo con la Enciclopedia de la Literatura en México, en 2009, el Instituto Nacional de Bellas Artes de México (INBA) adquirió parte de su archivo personal, el cual se encuentra disponible para su consulta; por otra parte, tradujo a André Gide, William Blake, Anton Chéjov, Jules Romains y Lenormand.

En 1955, cuatro años después de su muerte, se creó en su honor el Premio Xavier Villaurrutia.
Para 2010, el mismo instituto inauguró el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, con el objetivo de formar creadores literarios, a través de diplomados, seminarios, cursos y talleres.

Lee también

Fronteras, eje temático del Festival Internacional de Imagen 2018

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y su patronato convocaron a estudiantes, artistas, académicos, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!