Inicio / Noticias / México / Retos en derechos humanos y ambientales para la SCJN

Retos en derechos humanos y ambientales para la SCJN

En ceremonia solemne ante la cúpula del Poder Judicial, Norma Piña Hernández y Javier Laynez Potisek asumieron su cargo. Con ello, por primera vez los 11 integrantes de la corte son juzgadores designados para periodos de 15 años, con las reglas derivadas del cambio impulsado por el expresidente Ernesto Zedillo al inicio de su sexenio.

Laynez, un coahuilense de 56 años que laboró más de 30 años en dependencias del Ejecutivo y fue uno de los operadores de la reforma de 1995, advirtió en su discurso que la corte enfrenta un reto mayor que los demás poderes, porque debe garantizar el respeto a los derechos humanos y la supremacía
constitucional.
“Una dificultad y reto adicional”, dijo Laynez, “es que no estamos hablando solamente de derechos civiles y políticos como libertad o igualdad, sino de derechos económicos, culturales y al medio ambiente, en los que la sociedad demanda protección jurídica completa, para dejar de considerarlos como simples expectativas o anhelos”.
“Hay que decirlo con aplomo, realismo y optimismo: estamos en medio de una de las grandes transformaciones jurídicas del país y por eso no tomo ni por un segundo a la ligera el privilegio de integrarme a la corte”, agregó.
Ante la falta de representatividad y control democrático directo en el Poder Judicial, señaló, éste debe legitimarse ante la ciudadanía con transparencia, calidad argumentativa en sus resoluciones, y sensatez en sus posicionamiento frente a cuestiones que suscitan debate público.
Piña, una jueza federal de carrera de 55 años, nacida en el DF, es sólo la tercera mujer que llega a la corte entre los 23 designados desde 1995.
La ministra recordó la influencia de su padre, Isaac Piña, un magistrado de Querétaro que murió cuando ella tenía 8 años, y agradeció a su madre, Yolanda Hernández, así como a su esposo y tres hijos por participar en la forma de vida que ella eligió.

NO ES CUESTIÓN DE GÉNERO

“Estoy convencida que la capacidad no es una cuestión de género; sin embargo, también estoy convencida que en una democracia las mujeres debemos participar en la construcción del país que queremos, elegir nuestro destino, actuar y pensar no sólo en función del bienestar familiar, sino en nosotros mismas, es decir, asumiéndolos no como medio, sino como fin”, dijo.
Como reemplazo de Olga Sánchez Cordero, una de las ministras más liberales en la historia de la corte, Piña se apresuró a dejar claro que no le interesa que la encasillen.
“Como juzgadora no comparto etiquetas o estereotipos, ni es mi pretensión esencial la obtención de algunas de ellas”, dijo.

Lee también

Ordenan decretar alerta de género en CDMX

Un juez federal ordenó a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!