Inicio / Politic's / Todos los Santos en Molango: cultura y tradición

Todos los Santos en Molango: cultura y tradición

En Molango, Día de Muertos, también llamados de Todos Santos, son de fiesta. Los habitantes de Molango se alistan para la llegada de esta fecha, pues muchos ven al Día de Muertos como una oportunidad para la reunión entre vivos y los que han partido para no volver.

En estos días las familias se preparan para ofrecer a todos parte de la grandeza de su cultura. En la preparación de este festejo participa toda la familia. Con flores de cempasúchil se marcará el camino a las ánimas que regresan para que no se pierdan; se adornará al altar en el que, junto con los santos hacia los cuales el hogar es más devoto, los muertos departirán los alimentos que con gran solemnidad y respeto les ofrecen.

En la comida no puede faltar el tradicional mole de guajolote, típico de la región y que solo se consume en fechas importantes. Se compra ocote para prender el fuego, copal para purificar el altar en el que se alojarán los fieles difuntos, cera de miel de abeja para fabricar velas, en su defecto, compran velas de parafina y se ofrecen en el altar los alimentos que en vida el difunto degustaba con placer.

Algo que nunca falta es el pan de muerto, preparado especialmente para esta fecha. Es muy importante su papel, pues representa al familiar fallecido, y a quien se espera para que se una al regocijo con sus parientes. Los hay de muchas formas y características: el que representa a los niños (de forma pequeña) y el que simboliza a los adultos
(más grande). Asimismo existe una presentación más comun: de pura harina y preparado con yema de huevo, que se amasa en forma de figuras humanas.

La fiesta dura, regularmente, tres días. Se recibe a los muertos con cuetes, incienso y rezos que acompañan su llegada guiada por los pétalos del cempasúchil, que recorren desde la calle hasta la puerta del hogar donde vivían los difuntos. El 31 de octubre, conocido como Vigilia o Día de los Chiquitos, se recibe y atiende a los niños fallecidos. El 1 de noviembre, a los adultos, y el 2 de noviembre se acompaña a los muertos en su regreso al cementerio, para que sigan descansando. También se realiza una misa en el panteón municipal, a la que acuden los familiares a pedir por el descanso de sus seres queridos. Pasados los tres días dedicados a venerar a los muertos, la familia consume la comida y la fruta de las ofrendas, desmonta el altar y todo vuelve a la normalidad.

El Día de Muertos ha terminado.

Lee también

Forjando la grandeza de Tepeapulco

José Alfonso Delgadillo, alcalde de Tepeapulco, indicó, en entrevista para Politic´s que la transformación en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!