Inicio / Regiones / Tula / Atoran ejidatarios la obra del Ramal-Tula

Atoran ejidatarios la obra del Ramal-Tula

Por bloqueos de cuatro ejidos de Atotonilco de Tula, Hidalgo, la construcción del gasoducto Ramal-Tula, que abastecerá a la planta Francisco Pérez Ríos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), tiene 7 meses de atraso. 

El gasoducto con capacidad de 505 millones de pies cúbicos diarios de gas natural cuenta con una longitud de 15 kilómetros y falta menos de un kilómetro para concluir la obra.

James Delano, director general de Atco México, reconoció que este impedimento para poder concluir el gasoducto ha significado un sobrecosto del presupuesto de la obra, el cual pasó de 65.7 millones de dólares al momento de la adjudicación en octubre de 2014 a más de 100 millones de dólares en la actualidad.

“Los últimos 12 kilómetros ya están terminados, empacados, listos para operar, pero ahí es donde hemos podido resolver con las comunidades. Es un monto altísimo, a ese proyecto nunca le vamos a ganar dinero”, indicó.

A través de este gasoducto se surtirá de gas natural a la central de la CFE Francisco Pérez Ríos, que apenas en octubre pasado fue reconvertida de combustóleo a gas natural, así como a la nueva central de ciclo combinado Tula, que estará lista para 2017.

Por ahora, la central Francisco Pérez, de mil 600 megawatts de capacidad, se alimenta del gasoducto de Pemex, sin embargo, el diseño es que en un futuro sea la propia empresa eléctrica quien alimente esta central a través del Ramal-Tula, indicaron fuentes de la CFE.

El conflicto se remonta a junio de 2015, cuando la empresa canadiense empezó a recibir amparos de ejidatarios quienes argumentan que no fueron consultados sobre la obra.

Los ejidos El Pedregal, Progreso, Ocampo y Cañada, todos en Atotonilco, son los que tienen vigente un amparo en contra del gasoducto.

“Ha habido una negativa en querer resolver esto, el trasfondo siento yo que sí es económico. Se han escondido, ha sido difícil platicar con ellos”, relató el directivo de Atco en México.

Sin embargo, Delano mencionó que no están dispuestos a otorgar más dinero que el requerido en la ley y de apoyo a través de obras sociales.

“Hemos podido negociar el 97 por ciento de las tierras y lo que falta es nada. Nos falta negociar 150 metros de dos parcelas y de cuatro caminos, por un centímetro no puedes terminar, por eso no podemos terminar el gasoducto”, comentó Delano.

Aunque la empresa evaluó la posibilidad de redireccionar el ducto, esto implicaba 87 días más de trabajo y una inversión adicional de 30 millones
de dólares.

Hasta el momento, la empresa espera reunirse con los inconformes para establecer una mesa de negociación y continuar la construcción de la obra en un máximo de 120 días.

Lee también

Tula, sin afectaciones por precipitación: PC

Pese a las precipitaciones registradas en Tula de Allende la noche de ayer, la Dirección …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!