Inicio / Ticket / Popcorn / Paciencia asesina

Paciencia asesina

Existen las personas pacientes… y Holt McCallany. El actor neoyorquino, activo desde 1986, tuvo que esperar 31 largos años para encontrar un proyecto que lo valorara y le permitiera llegar a todo el planeta.

Mindhunter, serie sobre la incorporación de los perfiles psicológicos a las técnicas de investigación del FBI, en los 70, llegó a Netflix en 2017 y con ella, la fama para Holt.

La producción de David Fincher (actualmente en su segunda temporada) lo presenta como el agente Bill Tench, fundador de la Unidad de Ciencias del Comportamiento, que entrevista en cárceles a monstruos reales, como los infames asesinos seriales Ed Kemper y Richard Speck.

Antes de este personaje, gracias a sus 1.87 metros y facciones duras, había tenido pequeños papeles, casi siempre como el tipo peligroso, en filmes como El club de la pelea, Los perdedores y Jack Reacher.

Sin embargo, el amante de los deportes de combate y boxeador amateur, actualmente de 55 años, estaba listo para brillar cuando llegó su gran oportunidad. “A diferencia de un escritor y pintor, que pueden trabajar cuando les llega la inspiración, el actor y el boxeador deben salir al escenario en un momento determinado: puede ser a las 7 am de un lunes o las 9 pm un sábado por la noche. Debes levantarte, salir al escenario o al ring y tratar de hacer lo mejor.

“Preparación, en ambos casos, es lo más importante. El gran actor británico Laurence Olivier decía que actuar es 90 por ciento preparación y 10 por ciento inspiración. Lo creo”, reflexiona.

Algo que solo se descubre de McCallany hasta hablar con él, es que es un hombre sumamente culto. Estudió en Francia en las escuelas de Marcel Marceau y Jacques Lecoq, es un experto en William Shakespeare y le apasiona leer, así que cita a famosos e intelectuales casi en cada respuesta.

Al preguntarle qué hay de él mismo en Bill Tench, ese hombre trabajador y cuidadoso de su familia que debe hacerle frente al mal con rostro humano, asegura: “El gran Orson Welles decía que dentro de cada uno de nosotros hay un poeta, un sacerdote, un asesino y un revolucionario. Los seres humanos somos tremendamente complejos”, señala.

“Para crear un personaje, debes remover las cosas dentro de ti que estorban lo que quieres construir: lo que te queda, es el personaje. Sólo accedes a cosas que ya tienes. Nunca buscas en cosas ajenas. Investigas para obtener concomimiento, pero accedes a cosas que ya tienes en común con tus roles”.

 

Mario Abner Colina | Agencia Reforma

Lee también

El sonido de las pistas

El sonido de las pistas

Sobre la parrilla de salida, en los momentos previos a la carrera o desde los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!