Otra más de impunidad

Pachuca, HGO.

Dic 15, 2017

A Criterio de
Otra más de impunidad

Otra más de impunidad

"Esto sólo puede pasar en un país como México, donde un sujeto al que se le encomienda velar por la seguridad comete un delito y huye para evadir la justicia.”

El 30 de noviembre murió Marichuy, de 13 años edad, estudiante de telesecundaria en Cuautepec, quien fue atropellada por una camioneta que no se detuvo siquiera a mirar sus acciones y huyó de manera cobarde.

Entonces, vecinos y familiares indagaron ante las autoridades, pues según testigos, la menor fue embestida por una camioneta con la leyenda Policía Municipal. Ese mismo día, el jefe policiaco de Cuautepec informó que ninguna de las unidades con las que cuenta tenía indicios de haber participado en algún accidente. Horas antes, en el hospital del ISSSTE, en Tulancingo, la menor perdió la vida debido a la gravedad de sus lesiones.

Al día siguiente, luego de más de 30 horas después del accidente, y luego de que se diera a conocer el video en el que una patrulla de Tulancingo es grabada en el momento en que arrolla a la menor, el ayuntamiento respondió que sí, que efectivamente una de sus patrullas estaba involucrada, una que le fue asignada al director de Seguridad, Julián Vera Segura, quien vive en Cuautepec de Hinojosa. Al día siguiente, la alcaldía le dio las gracias y aceptó que quien conducía era el mismo funcionario, el que actuó como un criminal.

Pero más allá de la información que se ha difundido queda la duda del porqué el ayuntamiento de Tulancingo no detuvo ni puso a disposición de las autoridades a su jefe policiaco, el cual, aseguraron en un comunicado, acudió por pie propio ante la Procuraduría General de Justicia del Estado para declarar, donde tampoco fue detenido.

Ayer, en la audiencia programada a las 8:00 am en la sala 3 de los juzgados de juicios orales en Tulancingo, el presunto responsable y exdirector de seguridad del segundo municipio más importante del estado no se presentó. El juez Rogelio Escamilla Cruz suspendió la audiencia, mientras las autoridades aseguraban que desde el viernes no sabían nada de él.

Esto sólo puede pasar en un país como México, donde la impunidad y los malos gobiernos son cosa de todos los días, donde un sujeto al que se le encomienda velar por la seguridad comete un delito y huye para evadir la justicia.

Edición Impresa

Criterio Hidalgo

Ver edición impresa

Ver más