Home / La Copa / Columnas deportivas / A la escuela

A la escuela

En América andan bastante nerviositos por la tremenda sacudida que les pusieron al quedar eliminados en la liguilla. Tanto, que algunos tendrán que ir a tomar un cursito para llegar más filosos al próximo torneo.

Resulta que la directiva azulcrema se dio a la tarea de mandar de “gira” europea a Álvaro Galindo y Gilberto Adame, según esto para conocer métodos de trabajo de equipos pipirisnais en el Viejo Continente, algo parecido a lo que anda haciendo Rafita Puente Jr. con la gente del Real Madrid.

Ya veremos si funcionan las enseñanzas y por fin me convierten a Pedro Arce en el “Iniesta Mexicano”, como algún día se autoproclamó.

 

LE ECHAN OJO A LA SUB 20

Mucho hemos hablado por estos lares sobre los planes que tiene Pumas para el próximo torneo: agarrar a varios refuerzos que apuntalen ciertas líneas del campo y por supuesto darle cabida a los chavos de cantera, parte importante del plan del presidente felino Rodrigo Ares de Parga.

Es por eso que en el duelo de semifinales de la categoría Sub 20 entre América y Pumas no podía faltar quien echara un ojo.

El que brilló por su ausencia fue el técnico David Patiño, quien en voz de su propio presi está de viaje, seguramente para echar lente a la mercancía de importación que se comprará en los próximos días, peeero claro que les dejó encargado el changarro a Christian Ramírez y Raúl Alpízar, que se chutaron la vuelta de las Semis en Coapa.

Si alguien aún tenía la esperanza de que le dieran gas a Patiño antes de que se perfile el Apertura 2018, malas noticias, pues si sus secuaces andan siguiendo a los chavillos, no habrá fuerza humana que mueva al cuerpo técnico de cara al futuro.

 

CORTAR POR LO SANO

A veces el futbol es tan ingrato como el amor, y sí no me creen déjenme les cuento la que pasaron Diego Alonso y Pachuca en sus últimos días de “matrimonio”.

Cómo sabrán, el entrenador uruguayo terminó su vínculo con los Tuzos de “común acuerdo”, pero la verdad es que esa relación llegó a su fin desde que Pachuca concluyó su participación en el Mundial de Clubes del año pasado.

Me contaron que después de que los Tuzos fueron eliminados del Mundialito, más de uno comenzó a notar que Diego andaba medio ausente en cuerpo y alma de los entrenamientos y que hasta lucía desganado y poco intenso en su papel de entrenador.

El problema de todo esto es que no fue la directiva la que detectó el problema, sino los jugadores de mayor peso en vestidor hidalguense, situación que también afectó a los más jóvenes.

Claro que todos eran conscientes de que a Diego ya le andaba por irse, pero aun así el presi Jesús Martínez le ofreció renovar un año más, propuesta que fue rechazada de inmediato.

Al final, el romance terminó porque Diego aplicó la clásica de “no eres tú, soy yo”.

Lee también

Van hidalguenses al Panamericano

La Selección Mexicana de luchas asociadas, en la que destaca la convocatoria de dos gladiadoras …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!