Inicio / La Copa / Deporte Hidalgo / El Boni, un pachuqueño ilustre

El Boni, un pachuqueño ilustre

Bonifacio Núñez es una de las personalidades pachuqueñas destacadas.

El exárbitro profesional y comunicador vivió toda su niñez en la colonia Doctores, específicamente en Ramírez Ulloa. Cuando él cumplió 13 años, su familia decidió irse a la capital del país.

“Mis padres me llevan al DF (Ciudad de México) y allá hago todos mis estudios y me inicié como árbitro”, comentó.

El pachuqueño recordó que su pasión por impartir justicia surgió luego de un disgusto en un encuentro: “Un día me expulsan por conducta antideportiva y cuando termina el partido voy con el árbitro y le pregunto que dónde podía encontrar un libro de reglas, el árbitro me contesta: ‘le digo donde encontrarlo, pero la regla usted la busca’”.

Luego de estudiar las normas, dirigió su primer partido en la unidad Morelos a los 21 años, cuando faltó un silbante y la organización le encomendó la misión de impartir justica en un duelo de la categoría juvenil C (16-17 años).

“Fue un momento muy especial para mí, porque varios de los derrotados fueron y me dieron la mano; afuera estaba el responsable de los árbitros y me felicitó”, agregó.

Tras los elogios, entendió que su vocación eran las canchas, por lo que se preparó profesionalmente bajo la instrucción de Rafael Valenzuela y su primera aparición en el futbol mexicano fue el 19 de abril de 1976 como juez de línea en tercera división. “En aquella época, teníamos, primero, que ir al futbol amateur y si tenías patas para gallo, te llamaba al profesional”.

Al completar todo el proceso, vio recompensado su esfuerzo la tarde del 25 de septiembre de 1980, cuando hizo su primera aparición en el máximo circuito en un duelo en el estadio Jalisco entre UdeG y Atletas Campesinos.

“La satisfacción de llegar al centro de la cancha y de darle gracias Dios (…) Se cumplía un sueño”, manifestó.

Bonifacio reconoció que uno de los futbolistas más complicados con los que se topó en el terreno de juego fue Juan Antonio Luna.

Sus actuaciones lo llevaron a dirigir encuentros internacionales en los Preolímpicos rumbo a Seúl 1988 y Barcelona 1992, así como amistosos en Centroamérica y Estados Unidos. “No me faltó nada, fui muy feliz”.

El 24 de marzo de 1996, llegó el fin de su carrera en el mejor escenario: el Estadio Azteca, donde se despidió en un clásico joven América vs Cruz Azul.

Sin embargo, ese sería el principio de una nueva etapa en su vida, pues probó suerte en los medios de comunicación, incluidos comerciales para Mexicana de Aviación y Telmex.

“Se viene una catapulta de actividades que no me imaginé; me llama el radio, me llama la prensa, me llama Reforma, me llama multivisión, TV Azteca y no he dejado de a trabajar, gracias a Dios”, dijo.

Núñez, quien estudio para ingeniero topógrafo, no se imaginó el éxito que tendría como columnista en Reforma, donde escribió Y Boni Opina durante 20 años y 5 meses, cuyo primer artículo salió el 1 de abril, ocho días después de su retiro.

“Me llama el director Ernesto López, me acuerdo que jaló un cajón y sacó una hoja y me dijo ‘¿Cuánto quieres usted ganar? Usted va a escribir para Reforma, y le digo: ‘Oiga, yo no le he escrito ni a mi madre’. Escribir para que te lean es completamente diferente; lo tomé como un reto”, remató.

ARRAIGADO A LA BELLA AIROSA

Aunque, reconoció, la capital hidalguense ya no es una ciudad tranquila, viene constantemente para visitar a la familia.

“Ya no me gusta Pachuca, se volvió una metrópoli. Yo vengo cada mes porque tuve la desgracia de perder a mi madre hace dos años. Voy al panteón a rezarle un padre nuestro y un ave maría”, dijo

LE IMPACTÓ EL HURACÁN

Para Bonifacio Núñez fue especial volver al estadio Hidalgo, pues, luego de varios años de ausencia, quedó impresionado con las remodelaciones que ha sufrido el inmueble, sobre todo la última, con el túnel del tiempo.

“Me admiró mucho; ahorita que entre, ese pasillo me impactó, tenía mucho tiempo que no venía a este estadio, me da mucha nostalgia”, comentó.

CUESTIONA AL VAR

Para Núñez, siempre será mejor la vieja escuela, por lo que cuestionó la implantación del VAR en el futbol mundial.

Aunque reconoció que es una herramienta que beneficia, consideró que la aplicación está mal estructurada.

“Yo creo que a mí me va a pasar como a los dinosaurios, me voy a morir y no aceptó el cambio; yo pienso que el VAR solamente en dos situaciones debería de emplearse: si entró o no entró el gol y la otra, si hay una equivocación de una amonestación o expulsión”.

“El futbol es pasional y la tecnología no debería ser tan estricta por que pierde esa pasión”, apuntó.

Alejandro Velázquez I Pachuca

También te puede interesar:

Pretemporada, por buen camino

Lee también

Base tuza se lució en Mundial Sub 17

Los canteranos tuzos Eugenio Pizzuto, Bryan González, Israel Luna y Bruce El-mesmari fueron la base …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!