Gigante con corazón de héroe - Criterio Hidalgo
Inicio / Ticket / Popcorn / Gigante con corazón de héroe

Gigante con corazón de héroe

 

Cuando Mark Ruffalo fue fichado, en 2010, para interpretar a Hulk en el Marvel Cinematic Universe, no pocos fans y críticos pusieron el grito en el cielo. Sin embargo, ahora nadie puede imaginar al Gigante Esmeralda sin el toque humano que el actor le ha imprimido.

“Lo que he aprendido de trabajar con Marvel es el valor de la familia y la amistad, de darle continuidad a lo que empiezas y a estar abierto siempre a una experiencia colaborativa que fortalezca a un equipo.

“Aprendí que había gente que estaba a mi lado, que me apoyaba y que no me abandonaba. Para mí es realmente una segunda familia”, asegura el histrión mientras esboza una gran sonrisa.

Pero no sólo eso: a pesar de ser ahora una estrella de blockbuster, Mark puede seguir haciendo los proyectos indie que han definido su carrera. Ah, y también procura siempre incluir en sus películas el mensaje claro de que este mundo necesita mejorar.

“Como cultura estamos enfrentando cosas como el racismo o la diferencia de clases, y Marvel ha sabido enfrentarlas de una manera muy inteligente. Ha sabido retratar muy bien nuestra actualidad”, destaca Mark.

 

¿Qué te ha enseñado la actuación en estos casi 30 años de carrera?

Soy alguien solitario por naturaleza. Como actor, siempre estás compitiendo con los demás, por lo que es una experiencia muy solitaria. Siempre emprendes viajes tu solo, pero la soledad te enseña a sobrevivir. Aprendes a no dar nada por sentado y a valerte por ti mismo. Todas esas cosas tienen su mérito.

“También hay cosas buenas que vienen con la soledad: la autodeterminación y el aprender a luchar ante las adversidades, con todo y que al final sigues estando solo”.

 

¿Cómo saltas de una película independiente a un blockbuster como Avengers: Infinity War?

Para ser honesto, no sé cómo llegué a este lugar en mi vida. Lo único que me prometí hace muchos años fue siempre hacer cosas que me emocionaran a nivel intelectual, que me retaran, que me hicieran pensar, que me ayudaran a resolver problemas internos y me hicieran cuestionarme y superarme.

“Siempre trato de estar en constante cambio. Formar parte de la franquicia de Marvel fue un reto atemorizante y algo muy drástico para la gente que sigue mi carrera. Hasta la fecha hay quienes me dicen: ‘¿por qué no haces más películas independientes? Eran mi versión favorita de ti’. Eso es un gran cumplido”, señala el intérprete de Hulk.

 

Cuando te ofrecen un proyecto, ¿qué te mueve a aceptarlo?

Siempre busco esa cosita que me dice que es atemorizante, pero también emocionante, ¿sabes? (Mis decisiones laborales) tienen que ver con el personaje, tiene que ser algo que no haya hecho antes y que me dé miedo. Después analizo la historia del personaje y veo si es interesante para mí en lo personal.

“Luego viene quién te dirige, cuánto tiempo vas a estar filmando y en dónde, porque no quisiera alejarme mucho tiempo de mi familia, y, hasta el final, ves cuánto dinero te pagarán por ese papel. Mantener estas prioridades en orden es lo que me ha mantenido a salvo en esta industria”, finaliza el actor estadunidense.

 

En The True American, dirigida por el chileno Pablo Larraín, interpretarás a un terrorista americano. ¿Qué fue lo que te atrajo de esta película?

Aborda un tema muy tópico, y la forma en que Pablo quiere hacer la película es totalmente diferente a cómo lo trata el libro en que se basa. Es mucho más grande, la escala es mayor y se aborda a través de los ojos de un extranjero, es su visión de Estados Unidos, lo cual se me hace muy interesante.

“No tengo mucho en común con el personaje que interpreto, no nos parecemos absolutamente en nada y me ha costado mucho trabajo entenderlo. ¡No tengo idea de cómo lo voy a hacer!”.

 

¿Es cierto que viviste en Puerto Escondido hace varios años?

¡Sí, fue una gran experiencia! Llegué a quedarme en una palapa y estaba emocionado con el lugar, me la pasé ahí como tres meses. ¡Fue increíble! Pero mi mamá me habló un día al único teléfono que había en el pueblo y me dijo que debía regresarme a EU sí o sí, pues me estaban buscando para un proyecto importante.

“Yo ya tenía mi plan todo esbozado y realmente mi idea era quedarme a vivir en Puerto Escondido. Me encanta surfear, trabajaba arreglando tablas de surf y quería casarme con una bella mujer mexicana. Obviamente ya no puedo hacer todo eso, pero sí me gustaría vivir en México en el futuro”.

 

Rodolfo G. Zubieta I Agencia Reforma

Lee también

Angélica María se ríe de su caída

Luego del trancazo, a Angélica María no le quedó más que reírse de sí misma. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *