Allende, mártir - Criterio Hidalgo

Inicio / A criterio de / Allende, mártir

Allende, mártir

“Sin tener carne de mártir no daré un paso atrás.. Solo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo.”
Salvador Allende

Salvador Allende es un mártir para la izquierda, que sostiene que pagó con la vida su intento de realizar una revolución pacífica. A 45 años de su muerte, nadie parece recordar el daño que le hizo a la economía chilena.
Salvador Allende, un médico proveniente de una familia acomodada, fue electo presidente de Chile en su cuarto intento en 1970, tras una reñida votación en la que recibió 36.6 por ciento de los sufragios, contra 35.3 por ciento del ex presidente Jorge Alessandri y 28.1 por ciento de Radomiro Tomic del Partido Democracia Cristiana. La elección fue decidida por el Congreso, donde los democratacristianos lo respaldaron por haber ganado el primer lugar, a pesar de los temores que generaba su abierto marxismo.
Allende consideró su precaria victoria electoral como un mandato para construir un sistema socialista. Con Pedro Vuskovic, economista de la Cepal, como ministro de economía, anunció un programa que incluía la estatización de áreas clave de la economía, la nacionalización de las mineras de cobre, la aceleración de la reforma agraria, la congelación de precios y el aumento de salarios a todos los trabajadores.
Allende recibió en 1970 un país con un crecimiento decepcionante, de 1.9 por ciento y una inflación de 35 por ciento, lo que explicaba en parte su triunfo electoral. Tras asumir el poder el 10 de diciembre, decretó aumentos de sueldo y congeló precios, con lo que provocó pérdidas a las empresas, algunas de las cuales detuvieron su producción. Utilizó estas suspensiones como justificación para expropiarlas. En 1971 decretó la nacionalización de las grandes empresas mineras, entre ellas las estadounidenses Anaconda y Kenecott. Emitió también una ley que determinaba que una utilidad de más de 10 por ciento era ilegal; aplicó la ley de forma retroactiva y determinó que las mineras debían dinero al gobierno, en lugar de que se les debiera por indemnización. La medida llevó al gobierno estadounidense a decretar un embargo al cobre chileno.
Si bien la reforma agraria había sido impulsada por su predecesor, el democratacristiano Eduardo Frei, Allende la aplicó de manera más agresiva. Grupos organizados llevaron a cabo invasiones de predios que después eran expropiados por el gobierno. Las invasiones se hicieron violentas. Rolando Matus, un joven granjero que quiso defender una pequeña propiedad, fue asesinado por invasores; su nombre fue utilizado para identificar a grupos de choque que los granjeros crearon para repeler las invasiones.
La economía chilena creció 9.4 por ciento en 1971, en parte como consecuencia de los aumentos de sueldos y las inyecciones de dinero del gobierno. El déficit de presupuesto subió de 1.4 por ciento del PIB en 1970 a 8.1 por ciento en 1971. La inflación se mantuvo en un principio en 35 por ciento, en parte por los controles de precios; pero se disparó en 1972 a 170 por ciento, un récord en el país. La economía se contrajo 1.2 por ciento. En 1973, con un déficit de presupuesto de 23 por ciento, la inflación se ubicó en 606 por ciento y la economía se desplomó 5.6 por ciento. Cuando vino el golpe, muchos chilenos moderados estaban dispuestos a aceptarlo ante el colapso de la economía.
El golpe y los crímenes de lesa humanidad de los militares fueron injustificables, pero esto no borra los abusos y la mala administración del gobierno de Allende. Lejos de ser un mártir, Allende fue un pésimo gobernante que polarizó y empobreció a la sociedad chilena.

Suicidio
Durante mucho tiempo la izquierda mantuvo que Allende había sido asesinado porque consideraba indigno que un mártir se hubiera suicidado. El cuerpo fue exhumado en 2011 y una necropsia confirmó su muerte por propia mano.

Lee también

Leyenda del internado Hijas de Allende

En su última etapa, ya a mediados del siglo 20, el colegio Hijas de Allende …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!