Home / A criterio de / Borricos en todos los niveles

Borricos en todos los niveles

Verdadero dilema arrastra nuestro país debido a la falta de preparación, en gran porcentaje de funcionarios públicos, incluidos presidentes municipales, diputados locales, diputados federales y aún senadores, numerosos, escolarmente infradotados.
Ejemplos sobre la manifiesta impreparación de muchos servidores públicos se dan a cada rato en cualquier rincón mexicano. El presente comentario coincide con el del gobernador Omar Fayad Meneses, quien recientemente calificó como “preocupante” el nivel escolar de funcionarios y alcaldes, pues algunos no cursaron ni el nivel básico.
Es “digno de reflexión”, dijo, “porque les estamos entregando el manejo de los recursos públicos, las decisiones y políticas públicas de carácter municipal a presidentes municipales que ni siquiera tienen, muchos de ellos, la escuela primaria”.
Basado en estadísticas del Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi), señaló que en el país prácticamente ocho de cada diez alcaldes tienen regular preparación, pero dos apenas han cursado la escuela primaria.

2 MIL 454 MUNICIPIOS
TIENE MEXICO
El 21 por ciento de los ediles ha cursado sólo la escuela primaria;
13 por ciento sólo cursó —completa o incompleta— la secundaria y 34 por ciento no logró certificado de bachillerato.
El resto de funcionarios locales, en los 2 mil 454 municipios, un 8 por ciento alcanzó grados básicos y 15 por ciento apenas la secundaria y preparatoria.
Según el Inegi sólo 47 por ciento de los secretarios municipales había completado una licenciatura. Casi 60 por ciento de ellos no tiene los estudios secundarios ni la preparatoria. Y 13 por ciento de los tesoreros municipales no había trascendido de la educación primaria.
Independiente de los datos duros señalados, por el mandatario hidalguense, debemos anotar que, en el universo de los 2 mil 454 municipios, el 62 por ciento son gobernados por hombres y 38 por ciento mujeres.

HABLANDO DE BORRICOS….
Si hablamos de gente que se dedica a la política en el primer nivel de gobierno, necesariamente debemos englobar a los más de 25 mil regidores, de los 2 mil 454 municipios, que representan una doble carga: cobran como profesionales sin ser profesionales. Y si sus jefes son semiletrados ¿qué puede esperarse de esos miles de “las” y “los” munícipes?
Y si a esa enorme cifra de infradotados de intelecto agregamos los porcentajes reprobatorios de “las” y “los” 500 diputados federales y mil 125 diputados y diputadas locales, que se aproximan a la clasificación de analfabetas funcionales, tendrían que ser conceptuados en la familia de borricos, pollinos o rucios.
Viene a cuento el sainete La casa de la juerga, de Muñoz Seca, publicado en 1906, difundido estos días en las redes sociales, que a la letra dice:
Tengo un borrico canelo
Más sabio que un profesó
Con orejas de ministro
Y ojos de gobernadó.

Rebuzna como si fuera
Diputado ministerial,
Se come hasta el pesebre,
Como cualquier concejal.

Yo quisiera que a mi burro
Lo sacaran diputado,
Porque otros siendo más burros
A ese puesto ya han llegado.

Pero temo que de serlo
Ya a quedarme sin él
Porque como allí habrá tantos
No lo voy a reconocer.

Lee también

De nuevo: por qué no les creo a las encuestas

Cualquier político siempre descalifica a las encuestas realizadas para medir su popularidad cuando en ellas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!