Inicio / A criterio de / Centro Prodh, 30 años

Centro Prodh, 30 años

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez AC, conmemora sus treinta años de existencia. Hay que celebrar y reconocer, junto con ellos, lo mucho que han hecho en estas décadas a favor de la resolución de casos, defensa de sectores desprotegidos, promoción de una cultura de derechos humanos e incidencia en la modificación de parámetros legales y constitucionales de gran alcance para México.

El Centro Prodh, creado sin fines de lucro por la Compañía de Jesús, ha logrado consolidarse como un bastión fundamental para la protección y defensa de los derechos humanos en México y como vehículo de comunicación y educación que ha permeado en amplias capas de la población, especialmente indígenas y campesinas.

La consistencia, tenacidad e imaginación jurídica de sus miembros han hecho del Centro Prodh una de las organizaciones -si no es la que más- que han llevado los casos más fuertes, emblemáticos y significativos de violaciones a derechos humanos a los niveles más altos de la justicia nacional e internacional.

Varias de las sentencias en contra del Estado mexicano provenientes del sistema interamericano, desde las cuales se empujó para un cambio paradigmático en el sistema jurídico y constitucional mexicano. Casos de represión masiva como el de Atenco -del que se espera próximamente la sentencia de la Corte Interamericana- o el de los campesinos ecologistas Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, de la Sierra de Petatlán, que por defender sus tierras de las tala inmoderada y criminal de empresas extranjeras fueron reprimidos y encarcelados por acciones del Estado; o el caso de Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara y Teresa González detenidas y acusadas de secuestrar a seis agentes de la ex Agencia Federal de Investigación; o Tlatlaya, el caso que mostró el rostro criminal con el que se ha operado en los últimos años desde instancias del Estado mexicano para eliminar físicamente a quienes deberían ser procesados judicialmente, son algunos de los asuntos que han sido representados por el Centro que hoy celebra su aniversario.

Involucrado, a su vez, como denunciante y víctima del espionaje gubernamental con el malware “Pegasus”, ha contribuido al conocimiento social sobre este tipo de deleznables prácticas y aportado su experiencia para intentar -por lo menos intentar- que se esclarezcan estos hechos y las autoridades responsables rindan cuentas. Sería ingenuidad suponer que en el sexenio que acaba se logre algún resultado en este caso. Por lo pronto, las denuncias se presentaron y las carpetas de investigación están abiertas.

Especial importancia reviste uno de los casos más importantes representados por el Centro Prodh en los últimos años, por la profunda herida que ha significado a los familiares de las víctimas y a la sociedad mexicana pero, sobre todo, por el altísimo impacto que está causando y causará en un breve plazo al propio sistema de justicia de México. El caso Ayotzinapa, uno de los eventos más emblemáticos de violación masiva a derechos humanos de los últimos años, entró en una recta de definiciones que han puesto de cabeza a todo el sistema de procuración e impartición de justicia de México. La histórica sentencia que emitió un tribunal de Tamaulipas ordena la creación de una comisión investigadora para la verdad y la justicia. El Centro Prodh, junto con otros, lograron la hazaña de dar este giro de 180 grados al obtener una sentencia extraordinaria, llamada a ser punta de lanza de lo que podría ser un nuevo comienzo para abatir la inmensa carga de impunidad que agobia a México.El caso Ayotzinapa, uno de los eventos más emblemáticos de violación masiva a derechos humanos de los últimos años, entró en una recta de definiciones que han puesto de cabeza a todo el sistema de procuración e impartición de justicia de México. La histórica sentencia que emitió un tribunal de Tamaulipas ordena la creación de una comisión investigadora para la verdad y la justicia que apunta a ser la punta de lanza de una nueva época. El Centro Prodh, junto con otros, lograron la hazaña de dar este giro de 180 grados al obtener una sentencia extraordinaria, llamada a ser punta de lanza de lo que podría ser un nuevo comienzo para abatir la inmensa carga de impunidad que agobia a México.

Con un staff de no más de treinta personas, han desarrollado una metodología multidisciplinaria llamada “Metodología de Defensa Integral”, que les ha permitido ser parte del Estatus Consultivo de Naciones Unidas y lograr la acreditación formal ante la Organización de Estados Americanos.

La razón de ser del Centro Prodh, según su propia definición, ha sido “…contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y democrática en la que se respete plenamente la dignidad humana”. Nadie puede negar que han cumplido cabalmente con su objetivo en estos 30 años. Felicidades.

 

Carmen Aristegui
Agencia Reforma

Lee también

¿Seguirá la ONU?

No cabe duda de que la sociedad y la política mundial está viviendo una total …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!