Home / A criterio de / Derrota de Bachelet

Derrota de Bachelet

 

Durante su primer cuatrienio como presidenta de Chile, entre 2006 y 2010, Michelle Bachelet respetó el modelo económico que había permitido un rápido crecimiento durante décadas. Quizá por eso la socialista concluyó su gestión con una aprobación de 80 por ciento.
Fue muy distinta su actuación en su segundo período de gobierno, el cual empezó el 11 de marzo de 2014 y debe concluir en la misma fecha de 2018. En esta ocasión la presidenta trató de cambiar aspectos fundamentales del modelo económico. Argumentando que el país debía combatir la desigualdad, aumentó los impuestos a las empresas más importantes y creó nuevos subsidios sociales. Con la bandera de garantizar la gratuidad de la educación, hizo una reforma educativa para eliminar las escuelas privadas que en el sistema chileno reciben aportes financieros del gobierno.
Los resultados se dejaron ver en el desempeño de la economía chilena. El crecimiento del producto interno, que durante décadas fue el más alto de Latinoamérica, con promedios de 5 a 6 por ciento al año, ha sido muy bajo. En 2014 fue de 1.9 por ciento, en 2015 subió a 2.5 y en 2016 bajó a 1.6 por ciento. La Cepal calcula que el 2017 cerrará con una expansión de 1.3 por ciento. El promedio del cuatrienio será de alrededor de 1.8 por ciento.
La aprobación de la presidenta era en septiembre de apenas 35 por ciento. Muchos chilenos estaban molestos con una reforma educativa que busca acabar con la educación privada. El 40 por ciento de la educación en Chile tiene aportaciones privadas, mientras que en el nivel universitario la cifra sube a 76 por ciento. Pese a lo que pensaba la mandataria, la mayoría de los chilenos prefieren que sus hijos estudien en instituciones privadas.
Lo curioso del caso es que la pobreza había venido cayendo en Chile con el anterior modelo. Entre 2000 y 2015 disminuyó de 26 a 7.9 por ciento (Banco Mundial). Esto poco le importó a Bachelet, que afirmaba que más que la pobreza lo realmente importante es la desigualdad.
El escaso crecimiento económico del segundo mandato de Bachelet parece estar incrementando la pobreza, aunque es demasiado pronto para saberlo de cierto. Paulina Henoch, investigadora de Libertad y Desarrollo, señala: “Durante los últimos años se han llevado a cabo reformas que han reducido la capacidad de crecer, y con ello han afectado variables tan importantes como el empleo formal, herramienta clave para reducir la pobreza.”
El triunfo de Sebastián Piñera en la elección del pasado 17 de diciembre no debe sorprender. La popularidad adquirida por Bachelet en su primer mandato, la que le permitió ser electa para su segundo gobierno, se había desvanecido completamente para las elecciones de este 2017.
Habrá que ver ahora cuál es el desarrollo del nuevo gobierno de Sebastián Piñera. No será fácil echar para atrás las reformas de Bachelet, en particular la fiscal y la educativa. Piñera ya enfrentó al final de su primer mandato una serie de violentas manifestaciones de grupos de izquierda que exigían algunas de esas reformas que posteriormente realizó Bachelet. Una vez más vemos una gran brecha en lo que realmente quiere la población en general, y que se expresa en las urnas, y lo que quieren los grupos políticos que organizan manifestaciones.
El desplome de la imagen de Bachelet, sin embargo, debería ser una lección. Siempre es peligroso tratar de cambiar un modelo económico exitoso.

Beneficiado
Jaime Herrera Corral dice que la Secretaría de Hacienda federal tuvo conocimiento de un esquema para dar dinero del gobierno de Chihuahua al PRI. El único problema es que Herrera, operador de la Unión Progreso que controlaba César Duarte, es un testigo beneficiado, y los testigos beneficiados siempre dicen lo que el fiscal quiere.

Lee también

Se dice…

que quienes son señalados de cobrar cuotas excesivas son los inspectores de la Dirección de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!