Inicio / A criterio de / El incierto futuro de la Cofepris

El incierto futuro de la Cofepris

El próximo titular de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) probablemente se tenga que enfrentar a un nuevo modelo de estructura y operación del organismo sanitario. Hay dos personajes que han cobrado fuerza en las últimas semanas por la complejidad de la propuesta de reingeniería: el propio titular de la Cofepris, Julio Sánchez y Tépoz, y el expresidente de la Comisión de Salud y Seguridad Social del Senado, Elías Moreno Brizuela.

El modelo propuesto por el equipo de transición no fortalece la estructura de la Cofepris, parece un plan de desmantelamiento. La primera acción es desaparecer el Centro Nacional de Farmacovigilancia de la Cofepris y fusionarlo con la Farmacopea.

De acuerdo con especialistas, antes de implementar un cambio es importante dar seguimiento a la NOM-220-SSA1-2016, que entró en vigor el 15 de enero de este año, porque lejos de fortalecer la farmacovigilancia en México, pone en riesgo la seguridad de los pacientes y ha causado inconformidad en las instituciones, profesionales de la salud y la industria farmacéutica.

La responsabilidad de la NOM 220 es de Rocío Alatorre Eden-Wynter, titular de la Comisión de Evidencia y Manejo de Riesgos. El problema radica en la plataforma tecnológica que clasifica y evalúa bajo los mismos parámetros todos los problemas de seguridad sin hacer distinción, así como la lenta autorización de los Planes de Manejo de Riesgo (PMR), entre otros temas.

La segunda propuesta del equipo de transición es desintegrar el Laboratorio Nacional, que depende de la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura. El laboratorio es piedra angular de la Cofepris para la reducción y control de sus actividades regulatorias.

El último eje de la propuesta es eliminar las verificaciones sanitarias con la desintegración de la Comisión de Operación Sanitaria en la Cofepris. Este tema es fundamental, pues hay que fortalecerla con un incremento en el personal que ejecuta la inspección y verificación de los establecimientos que pueden impactar la salud de los mexicanos.

Quienquiera que sea el nuevo comisionado nacional (Sánchez y Tépoz, Moreno Brizuela u otra persona), tiene el reto de fortalecer el organismo. Desmantelar Cofepris pone en riesgo la calidad, seguridad, eficacia e inocuidad de medicamentos, vacunas, alimentos, suplementos alimenticios, así como productos para la agricultura y la pesca, plaguicidas, cosméticos e inspección de establecimientos como hospitales, farmacias, consultorios médicos, entre otros.

La estructura de Cofepris no es improvisada, es un modelo reconocido por su eficacia a nivel mundial; la desintegración de sus áreas de laboratorio, verificación y farmacovigilancia puede generar un retroceso de veinte años de fortalecimiento regulatorio.

Fernando Fuentes

Lee también

Debajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!