Inicio / A criterio de / El Tecnológico Nacional de México:en un punto ciego del nuevo gobierno

El Tecnológico Nacional de México:en un punto ciego del nuevo gobierno

Al abordar el tema de la problemática de la educación superior en México surgen, de manera automática, los referentes nacionales: la UNAM y el IPN; se van agregando a la conversación y al análisis la UAM y otras universidades estatales, públicas y particulares, y mucho más tarde, sin darle el mérito justo, el Tecnológico Nacional de México (TecNM)

Hoy en día, con 254 institutos tecnológicos y centros especializados ubicados en las 32 entidades federativas del país, el TecNM atiende a una matrícula de mayor a los 600 mil estudiantes. Solo por su matrícula, es más grande que la UNAM, el IPN y la UAM juntos.

Cabe resaltar que sus carreras, principalmente en las áreas de la ingeniería y la tecnología, son de la mayor pertinencia para impulsar el desarrollo de las regiones del país. “Debemos agregar valor a nuestras materias primas”, ha repetido una y otra vez el presidente López Obrador; pues bien, la ingeniería agrega valor.

De manera que, si el TecNM saliera de esa área ciega en donde no se ve, se ve poco o se le ve mal, recibiría una atención muy diferente por parte del Estado mexicano.

Un solo indicador nos da la dimensión del punto ciego en el que se encuentra: su costo anual por estudiante es el más bajo de todo el espectro de instituciones de educación superior en México (UNAM: 117 mil pesos, IPN: 86 mil pesos, UAM: 137 mil pesos, TecNM: 26 mil pesos).

Las razones por las que el TecNM se encuentra en ese punto ciego son históricas, complejas y dignas de análisis y reflexión. Sin duda, tienen mucho que ver con el centralismo, que ha generado esa sensación de que lo que realmente es de interés para el país sucede o se decide en la metrópoli. Una percepción que encubre gran parte de la realidad nacional.

Si, por un momento, el gobierno del presidente López Obrador pudiera ver en toda su magnitud y en todo su potencial al TecNM, lo sumaría como uno de los instrumentos más estratégicos del Estado mexicano para hacer realidad uno de sus más profundos compromisos: transformar a México en una potencia mundial. Esto supone, necesariamente, una sociedad que valora la ciencia y la tecnología como los métodos para resolver los problemas nacionales, y a la innovación como el medio para impulsar, en el mercado nacional y mundial, servicios y productos de sello mexicano.

El gran aliado que requiere el nuevo gobierno para generar el bienestar social que todos los mexicanos anhelamos se llama Tecnológico Nacional de México. Ya está ahí, en todos los estados de la república, ubicuo, pero en un punto ciego que lo excluye de las grandes decisiones estratégicas del país.

 

Fernando Fuentes

Premio Nacional de Periodismo 2008 y 2016. Premio México de Periodismo 2013. Premio Nacional de Locución 2017. Director de la revista Medicina Científica.

Lee también

Debajo

Un comentarios

  1. No creo que sean puntos ciegos, son actores sin capacidad de influencia o bien su interes es justamente mantenerse en un punto ciego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!