Inicio / A criterio de / La última burla, ¿o mentada?, de Peña Nieto

La última burla, ¿o mentada?, de Peña Nieto

Durante su administración, que concluirá en un par de días, el presidente saliente, Enrique Peña Nieto, demostró que no le importa nada la opinión de la gente sobre sus decisiones y sus colaboradores.

Están los casos del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; del exsecretario de Hacienda y canciller saliente, Luis Videgaray; de la exsecretaria de Desarrollo Social de México y secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, y del exsubsecretario de Gobernación y de Desarrollo Social, Luis Miranda. Pese a que se dice, se comenta y se rumora que fueron corruptos, Peña Nieto los protegió a capa y espada. Ahora le tocará al próximo fiscal general confirmar o no dichos rumores.

Y el martes nos enteramos de una de las últimas decisiones hechas por Peña Nieto como presidente de la república: conferir la condecoración del Águila Azteca a Jared Kushner, el yerno de Donald Trump, quien como pocos presidentes de Estados Unidos ha insultado y afectado los intereses de México. Con ello, Peña demuestra que lo que pensemos u opinemos los mexicanos le vale menos que un cacahuate.

La del Águila Azteca es la más alta condecoración que el gobierno entrega en nombre del pueblo de México a extranjeros de probada relevancia, y no a funcionarios menores de un gobierno, como es el caso de Kushner, quien, además de ser yerno de Trump, funge como uno de sus asesores en la Casa Blanca.

Según el gobierno peñista, la condecoración se le dará porque su participación “fue determinante para dar inicio al proceso de renegociación del TLCAN, evitando una salida unilateral de Estados Unidos de dicho tratado, y su constante y eficaz involucramiento fue clave para lograr un cierre exitoso de las negociaciones”.

Deberíamos recordarle a Peña Nieto que el TLCAN podría haberse actualizado, pero no renegociarse íntegramente después de que Trump lo calificó como “el peor tratado firmado por Estados Unidos en su historia”.

También debemos suponer que Kushner no influyó en su suegro ni en las negociaciones del nuevo Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC). No se puede influir sobre un individuo que no le hace caso a nadie y que presume ser más inteligente y más conocedor que ningún otro ser humano.

Kushner, que goza de una merecida mala fama, aparentemente enfrenta investigaciones por evasión fiscal y, peor aún, conspirar con los rusos contra Hillary Clinton durante la campaña presidencial de 2016. De probarse que delinquió, podría ir a la cárcel acompañado del Águila Azteca.

Videgaray aparentemente influyó para conferir la condecoración a Kushner, su futuro socio o patrón.
Dar el Águila Azteca a alguien que no la merece, más que burla, parece ser la última mentada de madre que los mexicanos recibimos de parte de Peña Nieto y Videgaray.

Eduardo Ruiz-Healy

Lee también

Cuauhtémoc y Cuitláhuac, dos gobernantes fallidos

Como si en la etimología náhuatl de sus nombres estuviera marcado su destino, Cuauhtémoc Blanco, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!