Inicio / A criterio de / Sacando al chamuco

Sacando al chamuco

En 1859 Benito Juárez estableció la separación de Iglesia Estado, pero en Hidalgo parece que a algunos ya se les olvidó

Y es que las posiciones encontradas que ha generado la iniciativa de despenalizar el aborto, han obligado a que intervengan hasta las fuerzas de Divinas.

En el Congreso de Hidalgo estas diferencias fueron motivo de controversiales actos de esoterismo, rezos y decenas de mujeres que con rosario en mano oraban para que los diputados “recapacitaran” y retiraran la iniciativa.

Más allá de las cuestiones religiosas que son muy respetables, lo cierto es que esta iniciativa de Ley se ha convertido en una verdadera lucha de poder, en la que nadie va a ganar y sí, habrá pérdidas, sobre todo para aquellas mujeres, que también son pueblo y que por alguna razón incuestionable, decidan interrumpir su embarazo.

Los grupos Pro Vida por un lado con posiciones totalmente antagónicas, recurren a la mercadotecnia, que por cierto no es nada barata, para ofrecer información sesgada y poco clara de las razones por las que se oponen a esta Ley.

Los argumentos son aterradores e intimidatorios, utilizando incluso imágenes que denigran a la vida misma, todo con el fin de salirse con la suya, sin escuchar las opiniones de los diputados.

En el otro lado, los legisladores que representan a la sociedad, se encuentran acorralados, incluso han sido objeto de agresiones personales a ellos y sus familias, por el solo hecho de atender una añeja demanda de dejar de criminalizar a las mujeres por una decisión muy personal.

Estos hombres y mujeres congresistas, que tienen que dejar sus creencias a un lado, conocen la problemática de las mujeres de escasos recursos que enfrentan a las posiciones más recalcitrantes casi inquisitorias que las juzgan, las persiguen como criminales y quizá lo más grave, las encarcelan porque no cuentan con recursos económicos para defenderse.

Porque ¿ustedes han conocido el caso de una mujer de buena posición que haya enfrentado la cárcel por abortar?

Es bien cierto que, para las mujeres de dinero, someterse a una intervención para interrumpir un embarazo no tiene problema y mucho menos consecuencias y tampoco son señaladas por los grupos de Pro Vida.

¿Alguien conoce a ciencia cierta los motivos que llevan a una mujer a tomar esa medida extrema?

La respuesta no es fácil, pero lo cierto, es que seguramente la decisión es dolorosa y con un sentimiento de culpa, así que además de la pena, enfrentar un aborto en clínicas clandestinas, debe ser doblemente aterrador y con el costo de perder hasta la vida.

Y ante estas posiciones tan encontradas, está un Congreso que tiene que atender no solo a una parte de la sociedad, sino a la población en general y velar por el bien de todos por encima de creencias e intereses particulares.

Es entonces que ante la sin razón, algunos con rosario en mano intentan sacar al chamuco, lo que no entienden estos grupos es que los demonios que pretenden desterrar del Congreso con sesiones espiritistas y exorcismos, seguramente se irán cuando regrese la razón.

 

Palabras más, palabras menos.

¿Sabía usted que el 24 de octubre de 1821 se legisló para abolir la esclavitud, concretamente del servicio personal de los indígenas y del trabajo forzado en obrajes en el México recientemente independiente?

O bueno, eso creíamos los hidalguenses hasta hoy.

 

La del estribo.

La intolerancia se contagia y lo peor del caso es que no hay vacuna.

Lee también

La Navidad Guadalupana

Mi generación empezó a vivir en la niñez el delirio sajón de la Navidad, ese …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!