Inicio / A criterio de / Una ventana de oportunidad

Una ventana de oportunidad

¿Que más tiene que pasar para que nos demos cuenta de que el cambio climático es algo real, que no es un discurso ni una ocurrencia de los científicos? Hace dos semanas la Organización de las Naciones Unidas nuevamente advirtió que los daños al medio ambiente son de tal magnitud que 1 millón de especies de animales y de plantas están en peligro de extinción y podrían desaparecer en las próximas décadas. Ya no se habla de siglos o millones de años. Además, nos advirtió que el aumento en la temperatura de nuestro planeta provocará más desastres naturales y pone en riesgo a poblaciones que, derivado del incremento en el nivel del mar, quedarán inundadas. Aún así la respuesta de las y los ciudadanos y de los gobiernos no es lo suficientemente rápida para detener o al menos aminorar las causas que están provocando esto. Uno de los principales motivos de lo anterior es la quema de combustibles fósiles. De ahí que cuesta mucho trabajo entender el porqué querer construir una nueva refinería.

¿Cuál va a ser el beneficio?, ¿mejor precio para los consumidores finales?, ¿no deberíamos estar pensando en sustituir el uso del petróleo y sus derivados por energías limpias y productos biodegradables? Esta semana creo que todos los que viven en la Zona Metropolitana del Valle de México han sido víctimas y testigos de lo que significa una contingencia ambiental. Si bien, todos sabemos que la misma fue ocasionada por los incendios que se han dado en últimas fechas, no podemos ser omisos y pensar que es solamente por esto. Veo tristemente en las redes sociales cómo se dan los ataques políticos, de que la culpa es del gobierno por no presupuestar lo necesario para mitigar los incendios, y si bien esto puede tener algo que ver, en el fondo lo preocupante es: ¿cuál va a ser la política ambiental de esta administración? Después de lo ocurrido existe una gran oportunidad para el presidente de abanderar la causa del medio ambiente. La construcción de la nueva refinería en Tabasco ya empezó con el pie izquierdo, el impacto ambiental que tendrá en la región es grave, el presupuesto no cuadra, los tiempos de construcción tampoco, y al final del día, contraviene todos los esfuerzos por disminuir el impacto al incremento de la temperatura del planeta. Tenemos que ser congruentes como país y como ciudadanos, bastante se está avanzando en la reducción del uso de plástico como para que, por otro lado, estemos promoviendo el uso de más gasolina.

Aquí está la mejor salida política y social para dejar de construir la refinería, creo que todos los ciudadanos y más los que han sido afectados por la contingencia lo entenderán y aplaudirán: no importa a que partido pertenezcan o vayan a votar en un futuro, lo que está de por medio es nuestra salud y la del planeta. Se le abre una ventana de oportunidad a la administración federal para cancelar un proyecto muy controversial; de lo contrario, ya sabemos cual será la agenda ambiental de los próximos años.

Lee también

La intolerable intolerancia

México pasa sin dudas por un periodo inédito, donde un nuevo gobierno desmonta, sin mediar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!