Home / A criterio de / ¿Y qué dicen los precandidatos de México y el mundo?

¿Y qué dicen los precandidatos de México y el mundo?

Este 2018 los mexicanos nos daremos un nuevo presidente de la República y surge la necesidad de evaluar el papel del país en el mundo y replantear en mayor o menor medida al actual.
La casi nula información que nos dan los aún precandidatos sobre su política exterior no facilita el análisis, pero es posible construir un marco de referencia válido para cualquier ganador presidencial. La base es la relación con Estados Unidos, donde la agresiva presidencia de Donald Trump obliga a pensar dos veces lo que se vaya a hacer.
La victoria de José Antonio Meade o Ricardo Anaya no generaría mayores conmociones en esa relación, y habría continuidad en la tibieza hacia Cuba –que parece que este año sí cambiará de jefe de Estado- y en la línea dura hacia Venezuela, a pesar de que los cuestionamientos de México por sí solos o en el Grupo de Lima o en la OEA no han logrado algo concreto, entre otras razones, por la división que existe en la oposición venezolana.
Tampoco parece que la victoria de cualquiera de ambos, Meade o Anaya, vaya a alterar la relación con la Unión Europea o el resto del mundo. El spot de Anaya donde con unas cuantas palabras dichas en inglés y francés pretende convencer que defenderá los intereses de México, en realidad no muestra ni demuestra algo.
Al inicio de este 2018 se ve muy lejana la posibilidad de que cualquier aspirante a la candidatura presidencial independiente cumpla los requisitos para llegar a la boleta electoral y luego gane Los Pinos, pese a que Margarita Zavala es la mejor posicionada de ese grupo en las encuestas de preferencia electoral y Jaime Rodríguez, el famoso Bronco ya con licencia como gobernador, alcanzó el número de firmas requeridas pero no en 17 estados de la República como fija la ley electoral.
La otra opción real de análisis es Andrés Manuel López Obrador, sobre el cual sólo hay tres elementos: la reiterada acusación de que convertiría al país en una Venezuela y él se transformaría en un Hugo Chávez; la no menos reiterada negativa de López Obrador a que vayan a suceder esas dos transformaciones, y su dicho de que puede hablar con el presidente estadunidense y convencerlo de lo negativo de su política migratoria y de construir el muro fronterizo, del cual ya hay ocho prospectos del lado estadunidense en la Mesa de Otay, en San Diego.
Es poco el material también, sin embargo se puede avanzar sobre dos puntos: TLC y combate al narcotráfico. La negociación del TLC va lenta y se aproxima el uno de julio con la elección presidencial mexicana. El escenario menos probable, aunque el más querido por muchos, es que para el uno de julio se haya logrado la renegociación del acuerdo, los órganos legislativos de Canadá, Estados Unidos y México lo hayan ratificado y López Obrador, o cualquier otro ganador, se enfrente a hechos consumados, no inamovibles, pero sí difíciles de modificar.
Con el combate al tráfico de drogas la situación parece diferente: un claro choque. La línea de Trump es dura en general y de particular acusación a México, al cual de una manera maniquea lo trata como el malo de la historia. López Obrador, por el contrario, habla de posibilidad de amnistía para quienes se hayan dedicado a la delincuencia organizada en aras de pacificar el país, una posición que choca con la de Trump.
Habría que agregar que con las presidencias de Argentina, Chile y Brasil con mandatarios de centro derecha, el escenario regional no sería el más favorable para López Obrador, pero sí de simpatía para Meade o Anaya.
Desafortunadamente, hasta ahora, ninguno de los tres precandidatos presidenciales con posibilidades reales ha planteado ni de lejos transformar el papel subordinado de México en la esfera internacional. El ejemplo es Venezuela, donde otros escenarios son posibles: desde los impensables de olvidarse del tema o apoyar al presidente Nicolás Maduro, hasta el de la recuperación del protagonismo y buscar una solución posible para las partes enfrentadas. En la historia no tan añeja, está el ejemplo del Grupo de Contadora.

Lee también

Mudanza obligada

“Evito los planes grandiosos. Empiezo con algo pequeño que pueda lograr. Voy a la raíz …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.