Inicio / Ticket / Lo que circula en la red / ¿Qué ver y hacer en Atenas en un fin de semana?

¿Qué ver y hacer en Atenas en un fin de semana?

El nacimiento de la civilización occidental tuvo lugar en la Grecia clásica, al igual que la democracia, la justicia, el teatro y la filosofía. Por tanto, Atenas es en sí misma un museo al aire libre, albergando algunas de las construcciones y monumentos más emblemáticos de la historia. Todo ello la convierte en un destino ideal para los amantes de la historia y de la cultura así como de la gastronomía. Un fin de semana probablemente sea un periodo de tiempo muy corto para visitar todo lo que ofrece la ciudad, por lo que una buena opción es probar un free walking tour en Atenas con GuruWalk y recorrer los lugares más relevantes de la ciudad. No obstante, hay lugares en la ciudad que son indispensables y que merece la pena conocer.

 

La Acrópolis

Situada a 156 metros sobre el nivel del mar, la Acrópolis es el símbolo inequívoco de la ciudad de Atenas y prácticamente de toda Grecia. Fue levantada en el siglo V a.C. como sede de los principales lugares de culto además de poseer una función defensiva. El conjunto arquitectónico alberga algunos de los monumentos más relevantes de la época clásica como el Partenón, el Erecteion, el Templo de Atenea Niké y los Propileos. Lo idóneo es visitar la Acrópolis a primera hora de la mañana o al atardecer, cuando la zona está despejada de turistas y puede respirarse la magia de la antigua Grecia. Sin duda, una visita obligatoria para cualquier viajero.

Museo de la Acrópolis

A solo 300 metros de la Acrópolis, el museo abrió sus puertas en 2009 con el fin de preservar y exponer todos los tesoros hallados en la Acrópolis y aquellos devueltos por otros museos. A través de distintas exposiciones y distribuidas en diversas salas, es posible contemplar esculturas y piezas, restos de la ciudad antigua e incluso fragmentos de algunos de los edificios del conjunto arquitectónico. Una de las piezas más admiradas del museo son las Cariátides, las cuales representan a las sacerdotisas del Erecteion. La última planta del museo es una maravilla, pues ha sido construida con las mismas dimensiones que el Partenón y una desviación de 23º con respecto al resto del edificio. Además, se orienta directamente a la Acrópolis dejando unas vistas preciosas de esta.

Teatro de Dioniso

En la ladera sur de la Acrópolis se ubica el Teatro de Dioniso, uno de los mayores construidos por los antiguos griegos y que contaba con una capacidad para 17.000 espectadores. Fue edificado durante el siglo VI a.C. para rendir homenaje a Dioniso, dios del vino y del teatro. La primera fila estaba reservada para los ciudadanos más relevantes de la ciudad, con asientos de mármol y un altar consagrado al dios. Actualmente, a pesar de no mantenerse en muy buen estado, lo cierto es que el Teatro de Dioniso aún es capaz de conservar y transmitir su esencia. Además, desde la última fila es posible observar unas vistas increíbles de la ciudad.

Anafiotika

Es, sin lugar a dudas, el barrio más pintoresco de Atenas. Ubicado en la ladera nordeste y a los pies de la Acrópolis, es una zona preciosa con casas de una sola planta pintadas de azul y blanca que recuerdan a los paisajes de las Islas Cícladas. No es de extrañar que muchos de los locales lo llamen “la isla sin su mar”. El barrio se remonta al siglo XIX, cuando los albañiles del rey Otón procedentes de la isla de Anafi comenzaron a extrañar su hogar. Aunque durante años Anafiotika fue considerada como una zona ingrata por su cercanía a la Acrópolis, lo cierto es que se ha convertido con el paso del tiempo en unos lugares de la ciudad más visitados por los viajeros.

Barrio de Plaka

Otro de los barrios más conocidos de Atenas es Plaka, con callejuelas adoquinadas y casas neoclásicas del siglo XIX. Es conocido como el Barrio de los Dioses al encontrarse muy cerca de la Acrópolis y ser el más antiguo de la ciudad. Además, es una zona perfecta y segura para probar alguno de los platos típicos de la zona, pues acoge fantásticos restaurantes y multitud de tiendas de recuerdos. Eso sí, hay que tener en cuenta que al ser más turística los precios pueden ser un poco más caros. Aquí se encuentran el Monumento de Lisícrates, la iglesia Agia Ekaterini y diversos museos de historia, además en sus alrededores se localizan la Plaza Sintagma y la Plaza Monastiraki.

Ágora Antigua

Junto a la Acrópolis, es el segundo lugar más importante de la Grecia Clásica, siendo el centro de la vida social, política, comercial y administrativa además de ser considerada como un foco cultural, sagrado y de justicia. Construida en el siglo VI a.C., este espacio actualmente en ruinas albergaba por aquel entonces el mercado de la ciudad y diversos templos dedicados a los dioses olímpicos. El único que se conserva en pie es el Hefestión, en honor al dios Hefesto. Otra reliquia de aquella época es la Stoa de Átalo, un pórtico de columnas de doble planta que a día de hoy es sede del Museo del Ágora Antigua.

Templo de Zeus Olímpico

También conocido como el Olimpeion, fue un templo erigido entre los siglos VI-II a.C. en honor al dios Zeus. Se trataba de una impresionante construcción realizada en mármol pentélico que alcanzaba los 96 metros de largo y los 40 metros de ancho, siendo el templo más grande de Grecia. De las 104 columnas corintias que lo componían, las cuales median alrededor de unos 17 metros de altura, tan solo quedan en pie 16 y no queda rastro alguno de la estatua de oro y marfil de Zeus que hizo colocar el emperador Adriano en el interior del templo. En uno de los extremos aún puede verse la Puerta de Adriano, un impresionante arco de mármol.

Lee también

Son mentiras: Fayad sobre haber cobrado por tenango

El gobernador Omar Fayad Meneses aclaró que Récords Guinness no entrega dinero, sino un certificado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!