Inicio / Noticias / Asumirá gobierno riesgos de tren México-Toluca

Asumirá gobierno riesgos de tren México-Toluca

Una vez que esté terminado, el Tren Interurbano México-Toluca no quedará en manos de un privado, ya que será el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) quien obtenga la concesión, aseguró la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Esta decisión permitirá que mediante los recursos obtenidos por la venta de boletos se pague el mantenimiento y operación del tren, pero también que se recupere parte del monto invertido en el proyecto, que asciende a 59 mil 216 millones de pesos, aseguró Yuriria Mascott, titular de la Subsecretaría de Transporte de la dependencia federal.

En entrevista, la funcionaria refirió que al arranque del proyecto se consideraron tres posibles concesionarios: un privado como sucedió con el Tren Suburbano, la propia SCT u otra dependencia pública.

En principio, la SCT descartó hacerse cargo de la administración del proyecto por falta de capacidad técnica y personal y hace unos días se tomó la decisión de que el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) tomara la concesión.

Mascott resaltó que una vez que el tren se concluya se le dará la concesión al Fondo y, a su vez, éste realizará una licitación para que los privados concursen por un contrato de servicios para operación y el mantenimiento, por el que se pagará una contraprestación.

El contrato no implica entregar la concesión.

“Creo que es un esquema mucho más sano, no nace con adeudos ni con créditos como el propio Suburbano”, sostuvo.

El Tren Suburbano fue construido y es operado por la empresa española CAF, tras ganar una licitación.

Sin embargo, en 2011, ante las dificultades por falta de pasajeros y la amenaza de que la concesionaria de CAF, Ferrocarriles Suburbanos, se fuera a la quiebra, el Fonadin entró como socio con una participación del 49 por ciento y a la empresa la concesión a 45 años.

Al respecto, Alejandro Álvarez Reyes-Retana, especialista del sector ferroviario, opinó que en términos generales, es una buena estrategia, ya que eso permitirá que el Gobierno federal tenga el control de una infraestructura tan importante y costosa.

Uno de los riesgos que asumirá el Gobierno mexicano será lograr generar el aforo necesario de pasajeros para que el tren sea rentable.

Una vez en operaciones, el tren transportará a 230 mil pasajeros al día, según las proyecciones.

Sin embargo, las tarifas para el uso del tren todavía continúan en análisis, de acuerdo con Mascott.

Álvarez Reyes-Retana consideró que las tarifas deben estudiarse de manera exhaustiva para evitar que sean cuotas excesivamente subsidiadas, pero sí tienen que ser competitivas frente a las de otros medios de transporte.

 

Azucena Vásquez
Agencia Reforma

Lee también

Acusa López Obrador agresividad de Alcaldes previo a uso de gas

El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó ser pacifista, pero señaló que utilizar gas lacrimógeno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!