Home / Noticias / Hidalgo histórico / Para “petrolheads”

Para “petrolheads”

En la actualidad, parece que las firmas automotrices se enfocan en desarrollar vehículos para cumplir con un alto volumen de ventas. Se preocupan en diseños que sean atractivos para diversos mercados y con mecánicas encaminadas a la eficiencia.

Sin embargo, cada cierto tiempo, llega un vehículo que se sale de la norma, buscando ofrecer un desempeño poco convencional.

Tal es el caso de Honda con su Type R que busca satisfacer a aquellos que aún se entusiasman en manejar.

Desde su concepción, la compañía desarrolló un vehículo enfocado en petrolheads que aprecian el uso del clutch y la mano derecha para realizar un cambio de velocidad.

En su desarrollo, la firma nipona apostó por una configuración balanceada cuya base es el Civic, y optó por una transmisión manual bajo dos requerimientos: el primero de ellos, la reducción de peso para beneficiar el desempeño, y el segundo es que al tratarse de un vehículo para entusiastas, la caja manual es más atractiva.

Hasta el tamaño de la palanca de velocidades fue bien decidido, con una distancia más corta para facilitar su rápido alcance.


Para llevar a buen término el desempeño del Type R, Honda utilizó un motor cuatro cilindros con turbocompresor, el cual fue ajustado con gran maestría, ya que desde que se presiona el botón de encendido, su rugido es fenomenal.

Pero no sólo eso, la entrega de torque a bajas revoluciones permite una salida rápida, la cual se balancea con el cambio corto de marchas.

Es importante destacar que en momentos de tráfico en ciudad y si el conductor así lo busca, el motor mantiene el empuje, pero puede ser dosificado mediante el uso de un sistema de personalización de conducción el cual cuenta con modalidades denominadas Comfort, Sport y +R.


En la prueba de manejo en carretera, Type R demostró para qué fue creado. Con un desempeño agresivo a la entrega de potencia, y con una carrocería que se comporta uniforme en el paso por curvas.

Cabe destacar la suspensión más rígida en todos sus componentes, para mejorar la dinámica del vehículo. Además de lograrlo, la suspensión ofrece el confort adecuado para su uso diario ya que no castiga la espalda del conductor.

La dirección es otra de sus ventajas, ya que siempre apunta hacia donde dirigimos el vehículo, además de transmitir en todo momento las circunstancias del camino.

El Type R demuestra que aún existen vehículos que pueden arrancar una sonrisa, que evitan caer en la monotonía del traslado de un punto a otro y sobre todo, que permiten experimentar sensaciones al recorrer las carreteras.

Lee también

Vinculan a proceso a tres sujetos por violación, asalto y daño en propiedad ajena

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), a través de la Subprocuraduría …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!